Asociación Nacional de Afectados por el Impacto del Tráfico Aéreo

Los abajo firmantes,  como afectados por la contaminación e inseguridad de los aeropuertos y tráfico aéreo, nos hemos constituido como  plataforma de ámbito nacional para  concienciar a la opinión pública y a los poderes públicos sobre la necesidad de un desarrollo sostenible real y efectivo del incremento del tráfico aéreo y sus infraestructuras, por cuanto

Apostamos por  un desarrollo sostenible del tráfico aéreo,

  • El progreso que daña  la salud,  calidad de vida y el medio ambiente o pone en riesgo tales bienes, no es progreso.
  • El incremento actual y futuro del tráfico aéreo debe y puede ser compatible con la protección de la salud, la  mejora de la calidad de vida y la preservación del medio ambiente y, al mismo tiempo, favorecer  el desarrollo económico y el  equilibrio interterritorial.

Consideramos que los aeropuertos y las aerovías tanto civiles como militares

  •  Deben ser planificados, proyectados, autorizados y ejecutados con criterios de máximas garantías de seguridad, eficiencia operativa, tras una evaluación coste-beneficio y de impacto ambiental, reales y efectivos.
  • Deben satisfacer necesidades  de transporte aéreo en vez de convertirse en instrumentos de desarrollo urbanístico o en centros comerciales.
  • Deben ser construidos lejos de núcleos de población, evitando el impacto acústico, la contaminación química y los riesgos de accidentes.
  •  Deben  respetar todos los elementos del medio ambiente y evitar los espacios naturales protegidos.
  •  Para las rutas susceptibles de producir molestias se deben establecer, preservar y utilizar pasillos deshabitados y  dirigir la afección hacia  el mar cuando sea posible, en vez de hacerla recaer sobre las personas.
  •  La afección que soportan las personas, deberá ser indemnizada, en tanto no se resuelva de raíz el hecho que las produce.
  •  Deben ser certificados y evaluados por organismos independientes y tras un proceso de participación pública, con anterioridad a su puesta en servicio.

Denunciamos que:

  • La legislación aplicable a la construcción y gestión de aeropuertos y aerovías es insuficiente, permite la emisión de ruidos perjudiciales a la salud no autorizados a otras actividades y no toma en consideración a los que padecen su impacto: ciudadanos y medio ambiente.
  • El interés comercial de AENA, está resultando incompatible con la prestación de un servicio público y la satisfacción de intereses generales.
  •  El Ministerio de Fomento viene delegando en AENA, de facto, sus funciones como órgano regulador, de inspección y control, por lo que AENA actúa  como  juez y parte,  sin control externo, sin transparencia y sin sometimiento a procedimiento reglado alguno.
  •  Los órganos ambientales tampoco cumplen con el deber de proteger el medio ambiente y sus evaluaciones de impacto ambiental son meros trámites administrativos alejados de la  realidad.
  •  La intervención de los Ayuntamientos en la planificación aeroportuaria es contraria a los intereses de los ciudadanos, pues priorizan el crecimiento urbanístico antes que la calidad de vida, como evidencia la construcción de viviendas en pasillos aéreos y a pie de pistas.

Reivindicamos un cambio de modelo que implique

  1. La auditoria técnica e independiente de los aeropuertos existentes y su planes directores con el fin de revisar el cumplimiento de los criterios de de seguridad, eficiencia  y protección ambiental aplicables.
  2. La revisión, actualización y armonización de la legislación aplicable a la creación y gestión de infraestructuras aeroportuarias y a la navegación aérea con el resto de las normativas, especialmente la de protección ambiental, contratación pública y participación ciudadana.
  3. Una planificación estratégica aeroportuaria a nivel nacional y regional, que atienda sólo demandas reales de transporte aéreo y en la que se resuelvan los problemas que se arrostran de falta de pasillos seguros, no molestos y  sin impacto medioambiental  significativo.
  4. Creación de instrumentos legales y fácticos que garanticen la transparencia en la información y la participación real y efectiva de los afectados desde las fases tempranas de planificación,  elaboración y aprobación tanto de proyectos de infraestructuras aeroportuarias como  de rutas en el área terminal del espacio aéreo.
  5. El control de la gestión aeroportuaria por órganos independientes y transparentes para el ciudadano.

CASTELLDEFELS, 2005